miércoles, noviembre 15, 2006


PATAGONIA 07

Hola amigos, ya estamos de vuelta de un nuevo vuelo por nuestra querida Patagonia.

Mucho ha sido lo vivido y recorrido pero como siempre, una vez más, el tiempo pareció esfumarse. Mucho tenemos para contarles, todo vestido con nuevas imágenes que espero les gusten.

Tal y como les anticipaba este ha sido más que nunca un viaje de PAISAJE y PAISANAJE

PAISAJE
Les contaré de sitios hermosos que no son los lugares turísticos que muchos tienen en mente pero les puedo asegurar que son tanto o más fascinantes

Habrá tiempo para “pasear” por la 3, la 1, La Austral, diferentes nombres para los hilos de esa inmensa tela de araña de ripios que surcan la inmensidad patagona.

Esos hilos nos llevaron este año de Camarones a Puerto Yungay y en el camino a Comodoro, Coyhaique, Chile Chico, Cochrane, Tortel, Tranquilo...
Volvimos una vez más a ese lugar que desde el primer día nos tiene el corazón robado...

¡¡¡Al Chelenko!!!...y sus mil y un rincones

Les contaré de Caleta Sara y Cabo dos Bahías, de la gran alegría camélida que supuso para nosotros compartir con la extensa familia de guanacos que allá vive.

En esos mismos pagos observamos a los lobos haciendo surf y nos paseamos “solos entre pingüinos” mientras guanacos, choiques, skúas y petreles convertían ese rincón del planeta en una soberana muestra de VIDA

Fuimos a “flechear” (no teman, no encontramos ni una), allá donde los tehuelches descansan mirando al océano

Nos paseamos por las “Tierras de Tompkins”
Visitamos “la Veranada de los Vascos” y desde allí subimos a la meseta de los fósiles cumpliendo una deuda que teníamos pendiente

Con sol o bajo la lluvia, rendimos pleitesía al inigualable Baker y a este paisaje que igual desaparece victima del derrumbe de la inteligencia humana, que en aras de aquello que llaman “progreso” provoca la desaparición de sitios como este.
Visitamos un campo entre glaciares a orillas del Bertrand al que solo llegas navegando

PAISANAJE

Por suerte hay muchos humanos que todavía dignifican a nuestra especie, nunca como en este viaje el “factor humano” tuvo tanta intensidad.

Dado que sería muy largo, hoy no voy a extenderme en agradecimientos públicos a todas las personas que nos han acogido con una amabilidad extraordinaria. Algunos de ellos son ya nuevos “amigos patagones” pero todos sin excepción forman parte de esa (permítanme la expresión) Patagonia Nuestra.

Esas personas merecen de nuestra parte algo más que una simple mención en una lista de nombres que seguro marearía a nuestros seguidores y que en realidad acabaría sumiendo a nuestros personajes en el más injusto de los anonimatos.

Y no piensen que me olvido...también les hablaré de Perros

Así pues en adelante les contaré de:

“Veintiún días en Patagonia”

NOTA A UN COMENTARIO:
Matvi dice sentirse decepcionado...Matías “me ganaste por la mano” pero recibo tu decepción como un elogio.
EL GUANACO VOLADOR

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bienvenido, Guanaco! Me alegra saber que has disfrutado en el "Gran Sur" y que traes la mochila llena de historias de paisajes y paisanos. Convencido defensor de tu capacidad comunicativa, te animo a seguir brindandonos tus magníficos e "ilusionantes" blogs (eso sí, con fotos mejor aún!) Un PalmeSano.

Anónimo dijo...

Bienvenido, Guanaco! Me alegra saber que has disfrutado en el "Gran Sur" y que traes la mochila llena de historias de paisajes y paisanos. Convencido defensor de tu capacidad comunicativa, te animo a seguir brindandonos tus magníficos e "ilusionantes" blogs (eso sí, con fotos mejor aún!) Un PalmeSano.

matvi dijo...

No te quepa duda que es un elogio, hermano. Te agradezco que hayas vuelto, hace falta saber de tu acendrado amor por la PATAGONIA, así con mayúsculas, como un territorio maravilloso creado por Dios y alambrado y fronerizado por los hombres. No te pierdas...