miércoles, octubre 10, 2007


PATAGONIA – EL ETERNO RETORNO
(Con permiso de Diana)

Bona tarda… (buenas tardes en català)

Iniciamos con una foto de la Austral camino de Cochrane.
Si aguantan hasta el final de esta entrada, quedamos aquí, en Baker y Chacabuco, donde les espera una furgo en la que están invitados a sentarse.

Aquí comienza el cuento…mezcla de mentira y contada:

Ibamos paseando con Arcilla…

¿Por qué será…?

¿El qué?

No…nada…boludeces mías…

No la jodas Guana, dale…contáme

Como en aquellas películas en las que parten la pantalla para compaginar dos diálogos…Imaginen, a su izquierda Arcilla piensa:

Ya me va a salir el Guanaco con sus ideas locas de hemisferios revueltos y demás…

Mientras a su derecha el que escribe:

Seguro que Arcilla pensará que le voy a soltar el rollo de la Pataneura

¿A que…? ...Esto…

Nos interrumpimos mutuamente mientras las dos imágenes se funden en una misma pantalla…

Dime Arcilla.

¿Vamos hasta el Café Patagonia?

De acuerdo, vamos allá que hace días tengo ganas de saludar a los compañeros-as.


Abrimos y cerramos un montón de tranqueras y en el camino nos encontramos con Mauricio…


Hola Maurcicio, me encantó visitarte…buena música y mejor tu respuesta a ese tal Henry, ese que te dice que siempre nos alabamos los mismos. Parece que le gusta la crítica y no le gusta “la onda”…veamos:

Si no le gusta, (nadie le obliga a la visita) ha de reconocer que la elegancia de tus respuestas SI debería “gustarle”.

Arcilla:

Creo que no entiende.

Hummm, será que no tiene nada mejor que hacer, aunque bien mirado, estos los que siempre nos alabamos entre nosotros agradecemos sus críticas.

¿Por?

Porque refuerzan ese vinculo, por oposición, como en un espejo. Uno a veces no le da importancia a lo que tiene hasta que alguien te hace ver lo que tienes con “otros ojos”.

A ese Henry, desde este blog le queremos decir que es una suerte que de todo ese barullo de blogs del mundo mundial, unos catalanes que solo hablan de Patagonia reciban las palabras de personas humanas tan alejadas en el mundo.

A ninguno de los habituales al imaginario Café Patagonia es la alabanza lo que nos mueve.

Desde Punta Arenas, Chile Chico, Coyhaique, Chillán, El Calafate, Santiago, Bs.As. , Montevideo…el Canadá…Palencia o Girona…señor Henry, es un gusto poder contemplar este generoso “mapamundi particular” de palabras y sentimientos.

Así pues, hablando y hablando, mientras íbamos camino al Patagonia empezamos a jugar con Arcilla, pensando en lo bueno que hallamos en ese Café Patagonia. En lo bueno que le podríamos recomendar a ese Henry.


Arcilla dijo:

Igual para templar el ánimo debería darse un paseo por el exquisito Sureando de Beatriz o que se vaya al Paine gracias a Pamela (La “singular” Terita)…

Añadí:

O hablando de teritas que contemple las hermosas fotos de Paola, por no decir de una velada con Danka y sus nereos.


Puede que le viniera bien recibir las visitas cargadas de cariño de L Mery, o que se pase por el blog de Borja (bravo tíos) y salga de excursión con ellos.

Arcilla toma el relevo:

Debería agradecer que alguien como Patagonialink dedique su tiempo a ofrecernos esa magnífica entrada sobre pesca o a invitarnos a ver a las “azules”.

Eso, e igual le vendría bien consultar a Matías y pasear con él por Punta Arenas (algo que espero disfrutar algún día)…Allá en ese Magallanes que extraña Diana desde el “otro lado del mundo”…muy lejos pero muy cerca de ese espíritu de Patagonia.


Diana, los enterrados en la Isla de los Muertos eran trabajadores de La Compañía Explotadora del Baker. Cerca de setenta personas abandonados a su suerte murieron a principios del 1.900, parece que de escorbuto aunque esto aún está por demostrar. Lo que si está claro es que Braun nunca se preocupó de los indios de tus fotos, ni de sus propios trabajadores.

Entre los habituales del Patagonia tenemos a Danka, la autora del mejor trabajo sobre esos hechos…Si puedes, trata de conseguir su libro Caleta Tortel y la Isla de los Muertos

Y con el permiso de Danka voy a usar la dedicatoria que nos brinda al principio de ese fascinante Caleta Tortel y su Isla de los Muertos para ofrecerles un mínimo, pero que muy mínimo fragmento animado, corta road-movie de aficionado de la Austral y el Baker.

Las imágenes están vestidas con la introducción del tema Queremos Paz del Gotan Project.

Recorremos la Austral poco después del cruce que lleva al Roballos, el Baker está ahí abajo a la derecha. Vamos camino a Cochrane…
En las dos últimas secuencias, cuando aparece la melodía, estamos muy cerca de Tortel…
El Baker nos lleva...

5 comentarios:

triplege dijo...

Cuando veo esos parajes desde Santiago como que me ahogo de sólo pensar en todo ese aire puro que podría entrar a mis pulmones.

Sureando dijo...

Gracias guanaco por las palabras aquí vertidas y por las imágenes maravillosas de esa tierra que todos nosotros amamos.
Algún día no muy lejano volveremos...

Danka dijo...

y yo digo, algún día no lejano nos reuniremos de verdad en un modesto café de Caleta Tortel y disfrutaremos de nuestro encuentro. De alguna manera este grupo de blogueros y sus visitas son "románticos viajeros".Un abrazo para ustedes

Patagonialink dijo...

¡Jode Guanacos! parece que de algo me perdí con este tío... ¿Que onda este Henry? No entendí mucho lo que paso...
Saludos

Mauricio Osorio Pefaur dijo...

Gracias Guanacos por su visita atenta que atenta contra mi dejadez de esos días llenos de pega (resultado de días llenos de familia para uno que intenta administrar su propio tiempo) en que no visito a nadie y me pierdo entradas como esta. Los "Henrys" son necesarios y hasta deseables porque te remueven, te hacen hervir un rato y luego te invitan a la respuesta que sabes terminará el diálogo, porque nunca se atreven a volver y si lo hacen es de modo artero y nuevamente anónimo. PatagoniaLink, este Henry hizo dos visitas poco amables y bien críticas a mi blog, por lo que finalmente terminé publicando una de ellas para demostrar el valor de su palabra.

Un abrazo a todos.