domingo, noviembre 23, 2008


PATAGONIA – CERCA Y LEJOS

El Baker camino de su desembocadura sirve de pretexto para reflexionar…

Oye Guanaco, ¡¡¡Vaya título!!!...Parece sacado de un programa infantil…cerca - lejos…grande – pequeño…

Deja que te explique, da igual que el lugar esté cerca o lejos, que el tema sea grande o pequeño, la naturaleza funciona por la ley del mínimo esfuerzo y opta siempre por la solución más sencilla.

Ahora sí que me he perdido…

Esta semana pasada anduve paseando unos días por el Sur… de Catalunya para visitar un poco de la depauperada naturaleza que aún queda en mi pequeño país. En cierto modo (a menor escala) repetimos el modelo de los viajes a Patagonia, “un poco de Cordillera y un poco de Costa”.
Evidentemente no se pueden comparar unas y otras, pero por desgracia hay un denominador común: la permanente agresión al medio que el progreso malentendido lleva implícito.


Solo en Aysén hay miles de kilómetros cuadrados de naturaleza virgen en los que “la perezosa naturaleza” (ya les decía que funciona con la ley del mínimo esfuerzo) se transforma en paisajes únicos. Una joya de belleza arrebatadora que despierta en quien la visita sentimientos difíciles de resumir en palabras. Lugares así deberían quedar simplemente como están, allá la naturaleza nos habla, nos da claras muestras de ello.

Dicen que “a palabras necias oídos sordos” pero en este caso, si hacemos oídos sordos a sus palabras…los necios (una vez más) seremos nosotros.


En la foto vemos el delta del río León o Leones, obra de ese “mínimo esfuerzo” de la naturaleza.

A miles de kilómetros…otro delta.


…en el Delta del Ebro, hemos comprobado este tira y afloja entre el devenir de la naturaleza y la “mosca cojonera” que somos los humanos.

Veamos las dos caras del cuento gracias a dos ríos, al Baker y el Ebro:


El Baker, el río más caudaloso de Chile que (de momento) aún permanece ajeno a la desmesurada intervención humana. Les he hablado un montón de veces de este río y las imágenes que les hemos ofrecido solo insinúan su belleza…

La otra cara, el río más caudaloso de la Península Ibérica:


El Ebro, que a lo largo de miles de años ha ido configurando…


Un delta de 320 kilómetros cuadrados que irremediablemente va a desaparecer (haya o no haya cambio climático) victima de las más de 150 represas construidas en toda su cuenca y afluentes, las cuales minimizan el aporte de sedimentos necesarios para su mantenimiento.

Para que te hagas una idea, en ese espacio viven más de 50.000 personas (156 habitantes por Km. cuadrado) que ocupan el 5% del territorio, explotando a su vez el 75% del mismo para el cultivo de arroz.

¿Y el 20 restante?...

Pues esos nimios 64 kilómetros cuadrados restantes son reserva natural…snifffff.

6.400 hectáreas que resultan ser la tercera reserva de humedales más importante de la Europa Mediterránea…

Kopolque no puede evitar una sonrisa burlona…

Si si, ya se que 6.400 hectáreas podrían ser como el recibidor de una estancia patagona, precisamente por eso me lamento. Lo bueno, es que en ese mínimo espacio, la naturaleza (que de sabia tiene un rato) ofrece abrigo a miles y miles de aves…(ni en Patagonia he visto tantos flamencos)

Ché…mirá vos…

¿Me tomas el pelo?

Pues un poco sí…

Tienes razón…

Tampoco quiero ofender…

No, no…si las verdades no ofenden, ojala ustedes allá en Patagonia no lleguen nunca a eso, a tener que conformarse con nada comparado que lo que aún tienen hoy día.

Dicen, que la esperanza es lo último que se pierde…

Evidentemente, aún y bajo mínimos, la naturaleza reacciona agradecida a nuestras buenas intenciones pero temo nos van a hacer falta toneladas de esperanza para reparar los errores cometidos en el pasado…y en el presente.

Como prueba esta NOTA FINAL en negrita:


La Señora Kirchner ¡¡¡ha vetado una ley para la protección de los glaciares!!!
Nos vemos en "el Patagonia"...

1 comentario:

Ulysses dijo...

que Bellas fotos y tan entrenidas la conversación entre los guanacos.

Saludos