domingo, mayo 21, 2006


PATAGONIA-CARTA A OSCAR R. F. GARCÍA

Introducción

De Patagonia, además de bellas imágenes y grandes recuerdos de personas y lugares me he llevado bastante “negro sobre blanco”.

Allá por la primavera del año 0 del presente siglo tras rodar por Patagonia y cruzar El Estrecho andábamos por La Isla Grande camino de Ushuaia. Estando en Río Grande anduve buscando una librería, acabé en la Oikos en la calle Belgrano. Buscando di con el libro Melodía de Arrabal, de Oscar R.F. García (Buenos Aires 1927) y quedé fascinado con el primero de sus poemas.

Sin querer cambiar nuestra “norma de conducta” de no publicar nada sin permiso del autor, por respeto y educación solo les voy a transcribir la primera parte del primer poema, esperando que en el vasto mundo de Internet a algún congénere le ocurra lo que a mí.

Con el título Gardel, subtitulándolo a su vez Mito y alienación...allá por mil nueve setenta y siete Don Oscar escribió:

¿Y si Da Vinci, el gran Leonardo, al doblar una ochava de su barrio se hubiera encontrado de pronto con tu sonrisa?

¿Y si el viejito Freud, dispuesto a analizarte, te invitaba una tarde a tomar mate y te dejaba entonar dos o tres tangos mientras sacaba el lápiz así, como al descuido?

¿Y si Bergman, el inventor del cine sordo, saliera de su cuarto media hora, para estirar las piernas, y al entrar en un biógrafo cualquiera justo vos te mandás “Tomo y Obligo”

¿Y si...?

¡Déjelo así!
No lo queremos ver colgado en el Louvre de Paris
Ni a Freud enchalecado
Ni a Bergman con el fueye...


No me negarán que empezar así te engancha a la primera...sencillamente genial.

Las breves palabras de introducción a la poesía de Oscar R. F. García escritas por Alberto Vanasco en 1986 nos sitúan el origen del poeta:

“No es común, por no decir que es totalmente insólito, encontrarnos con un poeta que ha surgido, no de la pequeña burguesía, ni siquiera de la clase media, sino del mismo corazón del proletariado”

Y Oscar R.F. García escribe en la edición de Melodía de Arrabal del año 1999:

Al lector

Igual que en 1917-cuando los hechos éramos una colonia británica- hoy sufrimos la misma exclusión y desesperanza. Los obreros somos los perros cimarrones de este país entregado a los inversores de cualquier pelo y calaña por quienes nos gobiernan, que no llegan siquiera al rango de cipayos.
En este libro me tomo de uno de nuestros últimos restos de identidad, el tango, y usándolo de salvavidas lo integro al mundo del trabajo, del amor y, como es natural, al del hombre y sus causas.
Nuestra cultura, hoy semiahogada por ese ambiente enrarecido en que nos ha sumido el Proceso y su continuación económicamente globalizante hacen ínfimo este esfuerzo por conservar un resto de orgullo, pero el intento vale. Quienes se identifiquen con parte o el total de este libro acrecentarán mi fe y mi esperanza en un mundo en el que existan justicia y dignidad.

Y a continuación la “carta”

Apreciado Sr. Oscar R. F. García.

Solo unas pocas palabras para expresarle mi admiración por escribir Gardel, o Los Amores de estudiante o las Causas I, II y III o Curda o...

¿Y si...?

El Guanaco Volador

4 comentarios:

PSOE dijo...

me entretengo leyéndolos, un poco de patagonia corre por mi sangre también. los recomendaré en nuestra muy sencilla página familiar. chilechicobelgas.blogspot.com
saludos, paola

Haydee Breslav dijo...

Acabo de leer el comentario sobre Oscar García y su poesía,que me emocionó, y agradezco, muchísimo; yo fui su compañera, Oscar falleció el 9 de diciembre de 2003. ¡Es tan reconfortante confirmar que su poesía permanece viva! Si lo desean, comuníquense conmigo para conocer otras facetas de su obra.
Un saludo conmovido,

Haydée Breslav breslavhaydee@yahoo.com.ar

Romy-Guille Russo dijo...

Hola!, sorpresa la mía a encontrar tanta gente que recuerda a mi tío.
Soy de Villa Gesell, en esta cuidad vivo con mi padre, quién es el hermano de este talentoso escritor.
El tiempo hizo que perdamos el ejemplar de "el canto de las fábricas" sería maravilloso si alguien pudiese ponerse en contacto con nosotros para conseguirlo. Ojalá alguien pueda ayudarnos. Saludos.

Romy-Guille Russo dijo...

que emoción saber que hay tanta gente que admiró a mi tio. soy hija de Hector García , su hermano.
El tiempo ha hecho que perdamos el ejemplar de "el canto de las fábricas", si alguien lo tiene y pudiera hacer contacto con nosotros sería muy agradecido de nuestra parte.
Ojalá tengamos suerte.
Atte. Romina García