miércoles, mayo 24, 2006


PATAGONIA PIONEROS DE PAPEL

Miércoles diez y cuarto de la mañana, suena el timbre... ¿Serán ellos?

Un sobre tapizado de sellos hace de portador de dos pioneros de papel ¡¡¡los dos últimos libros de Danka Ivanoff!!!

Salieron de Chile Chico a primeros de Mayo y tras recorrer más de 14.000 kilómetros desde ese rincón del Lago Sheluen-Koi llegaron hoy a mis manos.

Quienes nos vayan siguiendo en nuestros vuelos adivinarán la emoción con la que he recibido a estos dos intrépidos viajeros de papel que, arriesgando su integridad llegaron en perfecto estado, conteniendo además una carta y dos dedicatorias, tesoros para El Guanaco.

Quiero hacer extensiva a todos los amigos del Guanaco la dedicatoria que nos brinda Danka en su Huellas de Mujer

Estas palabras abren la puerta a la presentación de las dos últimas obras de Danka Ivanoff.

Entre los que nos siguen debe haber quien disfruta con la historia, viajes y gentes de Patagonia, estos, seguro entenderán la mezcla de sentimientos que generan recibir de la propia autora su obra y sus palabras...son como aire de Patagonia envuelto en las páginas de esos dos libros.

Son también sentimientos de afecto en la distancia cuando en su carta nos dice:

Con mucha alegría les remito un ejemplar de mis libro Lucas Bridges El Señor del Baker y otro de mi nuevo libro Huellas de Mujer, cumpliendo mi promesa.
Desde el Lejano Chile Chico, en este otoño pleno de colores (la estación más hermosa en mi tierra) reciban todo mi afecto.

Lucas Bridges “El Señor del Baker” publicado en el 2004 penúltima obra de Danka.

Dice Mateo Martinic en el prólogo:

...la figura histórica de Esteban Lucas Bridges exigía un trabajo monográfico integral, que acabara de perfilarla, involucrando en ello a la persona y sus trabajos en el contexto del tiempo, sociedad y naturaleza en el que tuvieron vigencia.
Sugerimos entonces a Danka Ivanoff, que evidenciaba sus dotes como escritora de hechos y temas del pasado regional aysenino, que asumiera el desafío de investigar tan a fondo como pudiera para historiar al ilustre personaje de que se trata, para rescatarlo de las brumas del olvido público y redimirlo de las imputaciones de la maledicencia y presentarlo como realmente fue...

La sugerencia cayó en terreno abonado ya que la propia Danka Ivanoff ya sentía el influjo atractivo de una personalidad histórica...El resultado de su esfuerzo, particularmente de investigación está en manos del lector. Es el fruto de un trabajo prolongado y paciente, con un hurgar infatigable en procura de información de primera mano y, ojalá que indubitable...

...bien titulado está el libro porque Esteban Lucas Bridges fue a cabalidad y con propiedad histórica “el señor del Baker”

Puerto Bertrand, uno de los escenarios de las andanzas del Sr. Bridges
Dice Danka:

Debo confesar a mis lectores que siempre me atrajo la historia de Lucas Bridges, sin embargo poco y nada de su vida era posible rescatar. En el Baker siempre tuvo admiradores y detractores....

...He tenido la suerte de poder estudiar muchos documentos, de entrevistar a personas que lo conocieron y lo trataron, y de contactarme con miembros de su familia, los que me han aportado valiosa información.

Mi intención era hacer una especie de biografía de este personaje, pero en el transcurso de la investigación me fue posible ir conociendo la historia del Baker, su génesis y su desarrollo y es por eso, que junto con entregar en el presente libro un poco más de conocimiento sobre Lucas Bridges, me es grato también una nueva visión de la historia del Baker...

...No puedo dejar de confesar a mis lectores, que en la medida que fui avanzando en la investigación para escribir este libro, mi admiración por Lucas Bridges fue creciendo y mi mirada al proceso de colonización del Baker se hizo distinta. No pude sustraerme al hecho de que durante muchos años el estado de Chile no invirtió ni un solo peso en ese gran territorio, y que las grandes obras que se realizaron fueron posibles solo por la perseverancia de un hombre que no quiso doblegarse ante tanto obstáculo...

...dejo en vuestras manos amables lectores, el juicio sobre este trabajo investigativo, que espero sea una contribución al conocimiento de nuestra historia regional

El pasado 24 de Abril nos escribía Danka:

“Hoy hace bastante frío y algo de viento, el lunes llegan los libros, el martes viajo a Coyhaique y si Dios quiere el viernes hago el lanzamiento”

Así pues, con el Huellas de Mujer en el Guanaco presentamos una auténtica novedad, un libro recién publicado, haciendo broma “estamos a la última”.

Danka dedica su libro:

Dedicado a la memoria de mi abuela Juanita Münzenmayer de Wellmann y, en su figura, a todas las mujeres colonas y pioneras de Aysén.

Les transcribo algunos pasajes del prólogo de Valko Durán Ivanoff:

La memoria histórica es endeble, proclive muchas veces al olvido o simplemente injusta. Hoy se reconoce que no todo lo importante está en nuestros libros de historia y que se nos va quedando en el camino muchas veces lo sustancial. Es justamente aquí en donde cobra importancia el historiador de la historia nuestra, de la historia “pequeña”, de la historia cercana. No cabe duda que la historiadora Danka Ivanoff ha resaltado en ese aspecto...

...Sus libros son un apéndice de lo que ella es. Sencillez en el lenguaje, seriedad y respaldo en las afirmaciones, amenidad en el relato y sobre todo honestidad con un estilo, su propio estilo. Y hoy nos presenta su nueva obra y me enorgullece prologarla, no solo porque soy su hijo y testigo de sus afanes y su dedicación, sino porque soy un patagón agradecido de aquellos que nos quieren explicar el presente y nos quieren dejar un futuro rescatando nuestro pasado.

Es claro que la historia durante mucho tiempo se ha escrito desde la mirada del varón...Asistimos entonces a una lucha permanente de la mujer para derrotar la invisibilidad...Es en este contexto que este libro adquiere su mayor valor...

...En fin, Danka Ivanoff nos invita a no olvidarnos de lo esencial; nuestra historia tiene rostros, y muchos de ellos, son rostros de mujer.

Y bien, ahora toca guardar silencio y ponerse a leer.

Antes de despedir esta entrega en el Guanaco queremos expresar un deseo:

“Hacer realidad ese cálido encuentro en Chile Chico”

Danka, gracias, muchísimas gracias por su amabilidad y confianza
.