domingo, marzo 16, 2008


PATAGONIA – DE MESAS, COCINAS y ASADOS

El que avisa no es traidor:

Cuando lean esta entrada espero hayan comido algo porque lo que sigue les va a abrir el apetito.

Puede que piensen que estamos locos pero para nosotros los momentos pasados comiendo en buena compañía son más motivos para extrañar Patagonia. Hoy no les ofrecemos paisajes espectaculares, pero las fotos son de “momentos espectaculares”, de cuando lo cotidiano se convierte en un grato recuerdo

Ya sea sentados a la mesa, o antes preparando la comida, ya sea en el campo les invitamos a sentarse a la mesa, en Coyhaique, en Chile Chico, en Caleta Sara, en Camarones, en La María, en Comodoro, en Bahía Catalina.

Empezamos desayunando en el Salamandras…la primera imagen es del 2002

Cuatro años después en la misma mesa una deliciosa quínoa con verduras encuentro y guitarreada con nuestros buenos amigos con Nancho, Gianella y Chus.

Al día siguiente estábamos en Chile Chico, en casa de Danka y Hugo, Danka nos preparó una deliciosa comida, locos y humitas. Más tarde tomamos "las once" y al día siguiente asado en el quincho con toda la familia. Danka, esos días no se olvidan, ustedes y todos los amigos que mencionamos en esta entrada hacen que nuestra admiración por vuestra tierra, aún y en la distancia, crezca día a día.


Camarones, cena en casa de Moncho y Fer…brochetas de langostinos con panceta comparten brasa con pollo, chorizos, morcillas y asado de tira.


En casa de Silvia y el Ruso, pizza casera de primera división…morrones, anchoas y aceitunas hummm…
Los amigos de Camarones, más personas con las que hemos contraído una enorme deuda de amabilidad

Al igual que en Comodoro,...
En casa de Brígida y Kyto, las verduras comparten brasa con pollo y morcillas, por unas horas me olvidé de mi lesionada espalda.

Otro manjar exquisito, por fin comprobamos las excelencias del salmón blanco. No me extraña que se convoque la Fiesta del Salmón en Camarones.

En la cocina del Náutico de Caleta Sara, Felipe supervisado por la Guanaca (para no cocer demasiado el pescado, cosa habitual por allá) nos cocinó unas deliciosas supremas del bicho de la foto…


“La cocina del Náutico” merece una visita (esto parece de guía gastronómica), en la foto Aldo y Felipe, más amigos con los que hemos compartido sobremesas inolvidables.
¡¡¡Aldo!!! una persona entrañable, buen hablador y mejor escuchador, Felipe el joven ayudante...ojalá le guste todo aquello, nos gustaría volverle a ver por allá.

Domingo en Punta Tafor ...


...donde degustamos el mejor choripan que uno ha probado en la vida. El lugar y la compañía, otra vez los factores decisivos para hacer de ese manjar algo que no lo supera el mejor restaurant del mundo…¡¡¡puro cerdo cocinado con molle!!!

¿Y que me dicen del cordero patagónico?

El otro día les hablaba de nuevos pecados, el cordero patagónico incita a cometer uno de los clásicos, de los de toda la vida…efectivamente, la gula.


Ya les conté de este cordero… Allá en La María

Y también de este en Camarones


Para que haya sobremesa, obviamente debe haber “cocina”…otro aliciente, cocinar mientras charlamos con los amigos patagones.
Será que me recuerdan la cocina de la casa de mis abuelos con quienes viví cinco días a la semana durante bastantes años de mi infancia, pero las cocinas patagonas me tienen fascinado


Con los amigos de Camarones estuvimos hablando de paellas y esta vez logramos convencer a Silvia para que nos la dejara preparar a “los catalanes”…
No es por nada pero fue un éxito…lástima que acabé…no pedo…reeepedo, con el consiguiente viaje de ida y vuelta de parte de lo que ven encima de la mesa.
Dado mi deplorable estado nos retiramos algo pronto, pero nos consta que ese arroz además de alimento fue excusa para acercar a unos buenos amigos…


El éxito del plato llegó a oídos de Aldo y Felipe, así pues una vez en Caleta tuvimos el gusto en repetir el ritual, nos acompañaron Bambino y Ana. El arroz salió bueno, pero lo que lo hizo espectacular fue otra vez la compañía y el lugar.
Bambino nos explicó con profundo conocimiento sobre la situación de las reservas y del manejo de áreas protegidas, de pingüinos, guanacos y turistas…

Además de cocinar un par de paellas, este año ejercimos de anfitriones invitando a una cena en “nuestra casita” en Camarones. Fer nos prestó algunos cacharros para cocinar un par de pollos “a la catalana” acompañados de un arrocito con verduras…
El Ruso comentaba…”esto no puede ser”…que vengan unos gallegos y acabemos cenando en su casa.

Le dije:

Ruso, perdí la cuenta de las veces que hemos comido en tu casa (y en la de Moncho otro tanto), así que para nosotros es un honor tenerles acá cenando.


Lo que sobró, sirvió de comida al día siguiente en Caleta Sara…al fondo de la mesa papas y pulpo “a la gallega”…y en primer término el más famoso de los pingüinos de la reserva…la pobre damajuana se la tiene jurada ¿Verdad Aldo?

Y vuelta a empezar…


Esta vez el desayuno es en Bahía Catalina, olor a pan recién hecho por Marce y Manuel para iniciar un nuevo día a orillas del lago Chelenco, en buena compañía allá en la Patagonia.

Y antes de acabar el viaje, parada obligada para saludar a Carlos, Alicia y Zoe,


Si bien este asado no lo hicimos en Patagonia, fue en Lomas de Zamora, para nosotros su amistad y amabilidad siempre nos acerca a ella.

A todos nuestros anfitriones nuestro más sincero agradecimiento, el recuerdo de los momentos pasados con ellos es otro de los alicientes que nos hará volver si o sí a las mesas, cocinas y asados… allá en la Patagonia.

8 comentarios:

paola dijo...

excelente aporte!!! apetitoso... es como para que lo complementen con recetas.. a lo mejor Pamela se entusiasma y comparte algunos secretos! besos de fin de domingo.

Nanim dijo...

Cómo se castigan! Jajaja
Ahi te aviso que publicqué el cuento sobre los pinguinos de Dos Bahías, podés verlo en mi link o en : http://www.novacolombia.info/nota.asp?n=2008_3_17&id=43551&id_tiponota=6

Pamela dijo...

Imposible aportar con receta ninguna! El ingrediente principal ya lo dijo Guana: la amistad. Sólo podría agregar: el amor por nuestra Patagonia.

Un gran abrazo

Matvi. dijo...

¡Uf! He tenido que soltar mi cinturón después de comer tanto delicioso manjar. Faltó un vinito.

paola dijo...

es verdad, Matías! Faltó el vinito... ahora, mis amigos argentinos me perdonarán, pero si no es malbec, mejor que el vino sea chileno!!!

Nanim dijo...

Ahora con más tiempo, releo tu post. Y me emociono... Es que también tuvimos la oportunidad de hacer cena y sobremesa con Aldo y Felipe y el Bambino, bebiendo unos vinos y conversando hasta horas de la madrugada, compartiendo anécdotas jugosas, experiencias, historias de vida. Después de la segunda botella no recuerdo mucho... pero sé que desperté con una sonrisa enorme y aún ahora cada vez que recordamos lo que nos contaban nos reímos. a pesar de ser Aldo y Felipe de Córdoba, mostraban algo llamado "argentinidad" bien entendida, y un amor por la Patagonia que unos cuántos locales no tienen.En Madryn, en el restaurante del Clun Náutico, nos degustamos mariscos fríos y calientes y pescados varios... ñam ñam. Y cordero en Trevelín... y... Conclusión: gastamos más en comida y bebida que en nafta!

Anónimo dijo...

¡¡¡¡¡¡UUUFFFF!!!!PERDON QUE HABLE CON LA BOCA LLENA, PERO LO COMIDO EN ESTA ENOOOORME MESA VIRTUAL (EN UNA NO FUE VIRTUAL, FUE EN DIRECTO)ME TIENE MAS QUE CONTENTO, Y CON TINTO O CON BLANCO PUEDE SER MEJOR,QUERIDO@S JAUME I MARIA, Y A TOD@S L@S DEMAS COMENSALES,¡¡¡¡¡BUEN PROVECHO!!!!Y QUE EN SALUD SE CONVIERTA...VIVA LA AMISTAD A TRAVES DEL GUANACO VOLADOR Y COMPAÑIA...ABRAZOS INFINITOS DE NANCHO Y GIANELLA, DESDE COYHAIQUE, EN LA TRAPANANDA INDOMITA.

Danka dijo...

Gracias mis queridos guanacos por compartir la mesa con nosotros. Espero que en el próximo vuelo, inauguremos nuevo quincho, nueva cocina, nueva casa. Lo único que no se renovará será la cocinera y por supuesato el asador. Un beso para ustedes.