viernes, enero 26, 2007


PATAGONIA – BAHÍA ARREDONDO

La cosa va de Bahías, ayer Catalina hoy Arredondo...Mil kilómetros de Patagonia separan estas dos Bahías...

Arredondo, su sorprendente circunferencia lleva el nombre del virrey Nicolás de Arredondo. Puede que allá por 1790 Elizalde al bautizarla hiciera un juego de palabras...
Cerca del Cabo Dos Bahías otra vez dos bahías, Arredondo Chico y Arredondo Grande

La Grande no cabe en el objetivo...El inmenso Golfo de San Jorge inicia allá al fondo su andadura hacia el Sur.

Estando en Camarones Jorge y Silvia nos hablaron de este lugar y Silvia se ofreció para acompañarnos. Advertir que para visitar el lugar (sobra decir que es propiedad privada) se debe pedir permiso en la Estancia El Sauce.
Hacia un día magnífico y nos tomamos toda la jornada para la visita, tres humanos disfrutando del silencio, de esa luz, de una naturaleza generosamente abrumadora. Tiempo para dedicarnos también al “minimalismo de la inmensidad”.

Pasear por allá para nosotros era un placer pero seguro que para la martineta fue un momento estresante tener que abandonar a su futura prole, pequeña obra maestra del milagro de la vida
Estuvimos un buen rato sentados en el “puesto” que nos ofreció un buen espectáculo de vida y muerte...

Mientras un piche atolondrado se dejaba fotografiar sin pudor


Una macabra pieza decoraba uno de los palos del puesto

Este pobre chulengo tuvo muy poco tiempo para disfrutar


Allá cerca una pareja de coscorobas parecía practicar el funambulismo

Esa tarde los restos de un “asado” gigantesco sirvieron de banco para descansar.
No hay ninguna duda Arredondo tiene la “magia” cautivadora de algunos recónditos lugares de Patagonia.

Puede que sea el espíritu de sus antiguos pobladores...

El Guanaco Volador