domingo, junio 24, 2007


PATAGONIA – APRENDER

Abrió y cerró esa tranquera con la simplicidad que da el conocimiento.

Es un gusto oír a la gente de Patagonia contando de su tierra, es un gusto aprender de ellos.

Basta predisposición…basta fascinación, alimento de la curiosidad que nos lleva siempre un poco más lejos, cumpliendo aquel determinismo inevitable del “cuando más sabes, menos conoces” (o puede que sea al revés).


Aquí y allá los amigos patagones nos orientan por las rutas del conocimiento como los viejos faros guiaban a los barcos…

Mauricio Osorio nos dejó un comentario en la entrada Una Animita que quiero publicar

Por un lado a modo de rectificación y por otro como prueba de lo mucho que nos queda por aprender. Para ello nada mejor que aprender de quien conoce bien, lean lo que dice Mauricio:
Estimado Guanaco:
Permíteme explayarme un poco con lo que he aprendido. La animita parece más bien una ermita religiosa dedicada a "Santa Teresa de los Andes", a juzgar por la imagen que se alcanza a ver dentro. Es una santa chilena que poco a poco va haciendose de espacios en los caminos del país y de la región. No tiene botellas con agua, porque esta ofrenda está dedicada sólo a la difunta. Si me parece muy bello el círculo de tarritos para velas que rodean el acceso inmediato a lo que yo creo es una ermita.En ese camino al Jeinemeni hay otras animitas-ermitas dedicadas a la difunta correa, el gaucho gil y ceferino namuncurá, lo que nos habla de cultos panpatagonicos.

Mauricio, gracias por tus palabras que nos enseñan y sirven para reordenar conceptos a veces olvidados.