domingo, marzo 04, 2007


PATAGONIA - DE YUNGAY A TORTEL

Muchas veces hemos deseado estar aquí en Yungay pensando seguir camino a Villa O’Higgins, a quince metros tenemos la barcaza que cruza el Mitchel.

Ahora, en esa solitaria playa a orillas del Pacífico el cielo plomizo acompaña con acierto una contradictoria sensación. Por un lado satisfacción por estar donde estamos y por otra cierta decepción por no poder seguir.
Desde donde les escribo, también a quince...pero esta vez quince mil kilómetros, me lamento de no haber tenido más tiempo. Claro que esto pasa cada vez que estoy en Patagonia y la agenda de cosas pendientes va ya por el segundo volumen (y para más INRI lo de Villa O’Higgins es ya la segunda vez que queda pendiente)

Dejamos Yungay pasando bajo ese cartel de múltiples interpretaciones, no olvidemos el lugar en el que está colocado.


Por suerte remontando la Cuesta Brava volvemos a comprobar que a la vuelta el paisaje nunca es el mismo, vayas a donde vayas la Ruta sigue regalando excelencias.


Si antes fue el Pacífico, ahora el Baker nos sorprende deslizándose por el valle entre redondeadas montañas, senos de bosque y piedra modelados por el hielo.
Saber que estábamos entre los dos campos de hielo camino a Tortel renovó rápidamente el ánimo ¡¡¡y a quien no!!!

Tortel donde es imposible que te atropellen.
Largo y tendido les he contado de Tortel, de La Isla de los Muertos, del Montt y los Landero, del Steffens y de una noche de baile en el Celes...


A los que vayan les aconsejo que se lo tomen con calma, más que nada porque un “city tour” por Tortel tiene todas las características de un trekking, si bien este es a base de subir y bajar escaleras.



Obviamente la “arquitectura” es uno de los grandes atractivos de Tortel


Como también lo son sus “chatas”


Campanario de tejuela, la Iglesia dedicada a la Virgen del ¡¡¡Trabajo!!!...clavadito al Vaticano ¿no les parece?


En el muelle frente a la Plaza de Armas los chicos esperaban su turno para hacer una visita a un barco de la Armada Chilena que estaba atracado en plena bahía de Tortel


Sigan paseando por su cuenta y si les parece bien quedamos de aquí a tres horas en el aparcamiento para ir regresando a Cochrane.

¡¡¡Que lo disfruten!!!

NOTA:

Vuelvo a recomendarles la lectura del libro de Danka Ivanoff “Caleta Tortel y su Isla de Los Muertos”.
En los archivos de Enero del 2006 en RUTA AUSTRAL DE COYHAIQUE A CALETA TORTEL, encontrarán más sobre este paradigmático lugar.

1 comentario:

solo sur dijo...

Fantástico viaje y debe ser muy interesante haber conocido a Danka. Me he comunicado por mail con ella y me mandó su libro "Lucas Bridges el señor del Baker", excelente, leeré sus otras publicaciones y gracias por los elogios a mi modesto blog, me tomó casi un año decidirme. Primero leí y leí muchos blogs, pero al final uno llega a la conclusión que de lo bueno como uds. hay poco. saludos Beatriz.