jueves, marzo 23, 2006


Clery Evans
CHARLANDO DE PATAGONIA CON CLERY EVANS Primera Parte
Es un honor para El Guanaco compartir con ustedes una charla con Clery Evans continuadora y conservadora de un legado fascinante.
Clery nieta de John y Annie, hija de Milton y María, tres generaciones de auténticos forjadores de mitos, es la autora del libro John Daniel Evans “El Molinero”, en el que cuenta la verdadera historia de su abuelo y por consiguiente buena parte de la historia de la colonización galesa del Chubut.
Clery consciente de la historia de su familia, y dada la repercusión del libro de Chatwin En Patagonia, creó el Museo del Malacara, visita obligada para todo buen aficionado a la Historia de Patagonia.
Hablar con ella en su casa allá en Trevelin fue como tener ante nosotros un libro de historia hecho persona. Oír de su propia voz lo que antes habíamos leído y el cariño con que nos trató permanece como otro de los grandes recuerdos que nos hemos llevado de Patagonia.
Para nuestra suerte, ese cariño y el contacto no se perdieron y hoy tenemos el privilegio de “hablar” con Clery, quien muy amablemente va a contestar una carta abierta para todos los amigos del Guanaco.
Sígannos al Cartref Traid...al Hogar del Abuelo.
A modo de invitación, nada mejor que lo escrito por Adrián Gimenez Hutton en la página 60 de su libro La Patagonia de Chatwin, en este caso magnífico pie de foto

Cartref Traid

“Un sendero llevaba hasta una casita de adobe con techo de tejuelas de ciprés y puertas y ventanas de madera barnizada, que estaba en medio de un jardín repleto de flores y con un aljibe al frente”.

John Daniel Evans
Esta es la foto de la portada del libro de Clery, observen que el Sr. Evans está sentado en lo que fue el primer molino harinero de Trevelin.
En muchos libros se habla de su abuelo, extraordinario personaje quien en 1865 con tres años llegó a Patagonia a bordo del Mimosa. Pionero en las expediciones a la cordillera que culminaron con el descubrimiento del valle donde hoy esta situado Trevelin. Participó en la fundación de lo que en un principio se denominó Colonia 16 de Octubre, que con el tiempo pasó a denominarse Trevelin (Pueblo del Molino en galés) por el cuarto molino harinero que el Sr. Evans construyó (hoy día es el Museo Regional de Trevelin).
J.D. Evans fue uno de los protagonistas de la lucha del pueblo galés contra penurias e inclemencias, del plebiscito de 1902...personas y momentos claves en la historia de la Patagonia. Con su caballo el Malacara escribieron una de esas páginas donde la historia se funde con la leyenda.
Igualmente los libros hablan de Milton, padre de Clery, al que Chatwin maltrató, mientras según cuenta la misma Clery a Adrián G. Hutton, ella, estando embarazada, les preparaba milanesas.

Hoy les ofrecemos la primera parte de esta “entrevista epistolar” a Clery Evans.

Trevelin
¿Cómo va la vida en el Cartref Traid?

La vida en el Cartref Traid fue muy activa en Enero, pero luego decaelentamente a medida que las cordilleras se tiñen de ocres y amarillos con la llegada del otoño, esperamos los cuatro días de Semana Santa con gran esperanza y luego hasta enero del próximo año no tenemos turistas, pero el lugar sigue siendo mágico con todas las estaciones de distintos tonos.
Por ahora juntar mosqueta para hacer dulce, los hongos de campo, ahumar algo de capón, hongos en ristras algún queso casero, chorizos, para luego en el largo invierno degustar junto al fogón y pensar lo hermoso será la primavera.

¿Hubo muchas visitas este año?

Este año la mayor cantidad de turistas fue en enero, luego decayó mucho. De todos modos lo recaudado en un mes no es suficiente para mantener el patrimonio todo el año.
Decir a los viajeros que en Trevelin los galeses reconocerán su interés si lo pronuncian “Trevélin”, es solo un detalle pero tiene su importancia...una contraseña.

¿Podés contarnos del Trevelin de tu infancia y así mismo un poco del Trevelin del 2006?

Nuestro TREVELIN creció tanto en el término de cinco años... sin un Plan Estratégico para soportar el consumo de gas, electricidad, etc. y para soportarnos, que por momentos no lo conozco.
Pero seguimos siendo el pueblo tranquilo, silencioso, el contorno de sus montañas que se recortan sobre el cielo azul, el sol ocultándose en el oeste y deja imponente el TRONO DE LAS NUBES como si protegiera de noche nuestro hermoso Cwm Hyfryd (Valle Encantador).
Al atardecer las avutardas o gansos regresan a sus nidos en forma de V dicen que el mas fuerte va adelante para romper el aire y sigue la bandada, solo el graznido de las bandurrias anuncian el amanecer. Seguimos cultivando el canto, el idioma de nuestros abuelos, las costumbres mas fuerte que nunca, y definirnos como lugar de tradiciones galesas.

La inevitable referencia a Chatwin, decirte que el mismísimo Osvaldo Bayer en persona ironizó sobre el inglés. Resaltar que en este caso Chatwin contribuyó a la divulgación de la historia, y Clery Evans con su libro ha podido explicar – puntualizar los hechos.

Dice Clery:

Chatwin fue un pionero de los años 70, cuando Patagonia todos sabían que existía pero pocos se largaban a recorrerla. Sin colectivos que funcionaran y remotamente pensar en turística. Si ahora para Uds. es toda una aventura con teléfonos satelitales y bolsas de Dubet.
El fue irónico, y el se rió de los patagónicos pero supo captar la esencia de cada personaje y todo el mundo conoció Patagonia. Como dice mi hijo fue un genio que describe cada situación y a lospersonajes tan reales, pero dentro de una fábula. El traía una camisa celeste y un pantalón gris una pequeña mochila, una libreta de tapas negras y un lápiz. Admiro todo lo que captó y gran memoria, y que no entendía castellano, no le creo todo lo que decíamos (*) él lo anoto a su manera... burlesca.
(*) Clery se refiere a las palabras que Chatwin puso en boca de su familia.
Yo conocí la palabra MYLODON con Chatwin, no tenia idea que clase de animal podía ser, pero luego leyendo A ORILLAS DEL RIO CHUBUT de William M. Hughes, descubro que Lord H S. Cavendish era alto sencillo fuerte vino con su secretario y unos amigos pero lo impresionante era la bolsa de recompensa por el Mylodon año 1899. Se imaginaban un animal como el elefante de la familia de los Sloth. Los valles cordilleranos fueron recorridos en busca del Mylodon l899.
(**) Respecto al comentario de Clery sobre el Milodón anduve buscando referencias y por casualidad encontré en el libro Versiones de la Patagonia de Jorge Fondebrider una referencia al abuelo de Clery. Comentarles una curiosidad-error ya que según el libro, el que sobrevivió al ataque de los indios fue Davies, lo cual añade más atractivo a nuestra charla con Clery.

Valle del Río Chubut
Y un lujo más, a continuación Clery nos transcribe personalmente unos párrafos de A Orillas del Río Chubut que nos ilustran sobre esta poco conocida historia.
Nos escribe Clery:
Con respecto al libro de Hughes: "Mientras el año era joven aún y la aurora de la esperanza jugueteaba en el coral de sus mejillas, la colonia fue visitada por Lord H.S. Cavendish, sobrino del duque de Devonshire, luego de la visita del Presidente Roca, he aquí uno de los nobles de Gran Bretaña que llega a conocer la suerte de unos pocos galeses en un país lejano.
Frente a esto se llego creer firmemente que la suerte cambiaba a favor de la colonia. Cavendish era un joven alto y fuerte y completamente sencillo. Trajo consigo a su secretario privado y varios otros compañeros y lo que era más importante aún, a los ojos de mucha gente, una bolsa llena. Se publicó que su misión era la caza, pero ¿la caza de qué?
Se por una conversación que mantuve con su secretario, que este era fino oído y sagaz de vista y que se fijaba en todo... A pesar de ello su señoría afirmaba que su propósito era buscar aquel gran animal prehistórico, el Mylodon.
Unos meses mas tarde, estuvo Heiiketh Pritchard, de parte del Daily Mail de Londres, en los valles y bosques de la cordillera, en la misma búsqueda, pero en vano.
Este Mylodon era un animal enorme, tan grande como un elefante, de la familia del Sloth, con montones de huesos redondos en su cuero, para protegerlo de las otras fieras. Su Señoría no pudo ver a este interesante animal, si no lo vio en sueños y pronto se ausento.
Después de esta visita, a las pocas semanas de su partida, llego otro hombre que decía llamarse lord Reed. También fue atendido, y muchos pensaron que la colonia era seguramente un lugar importante ya que era visitada por tantos huéspedes distinguidos en un lapso tan corto de tiempo, DRAFOD (el diario de la colonia) lo llamo “Buen Samaritano” y muchos otros nombres agradables.
Se le dio gran recibimiento a su Señoría en todas partes y los residentes de Trelew tenían rostros dilatados en una ancha sonrisa y en los ojos de algunos se veía un brillo juguetón, sugiriendo claramente que el dueño de aquellos ojos pensaba que siempre había alguna providencia en un desértico lugar de estos.
Pero de pronto se corrió el rumor de que Milord Reed, por alguna mala suerte había dejado olvidado en casa (o sea en Europa) a su bolsa y a su dinero. La admiración que se le tenía descendió de inmediato desde el calor del verano hasta bajo cero. Una mañana desapareció Milord Reed y también algunos caballos de los vecinos y hubo gran revuelo. Se lo persiguió furiosamente, como antiguamente al Faraón, y se le dio alcance, no a las orillas del Mar Rojo, sino en las inmediaciones del Valle de los Mártires.
Casi muerto ya, en la lluvia y el frío. Al poco andar se trajo a Milord Reed de regreso victoriosamente y a la cárcel con el. Se lo puso en libertad, ya que no tenía nada que pagar su confortable alojamiento y se fue en busca de mejores pastos y la colonia no le vio más.
Después se supo que su nombre era C. Edgerton Reed y que su principal ocupación, aparte de ser aventurero caradura, era el pastorear animales cuadrúpedos (y bípedos también de ser posible).
Por espacio de muchos meses después, era peligro de muerte nombrara Milord Reed al alcance del oído de algunos de los habitantes de Trelew que le otorgaran créditos y generosos préstamos. No tenia mas de Lord que de Tero-Tero-" Del libro A orillas del Río Chubut
Sigamos con la entrevista:

¿Sigue viniendo gente atraídos por el libro, y qué información te parece que tienen?

Es verdad que cada día llegan mas turistas extranjeros buscando la historia a la cual se refería Chatwin y el libro es muy pedido acá en mi casa.

Me gustaría contarles que la negativa del dueño a vender el Malacara al abuelo de Clery motivó una especie de referéndum. La gente decidió en votación que debía ser vendido a John Evans y el Sr. Thomas tuvo que aceptar tal decisión

¿Recomendarías la lectura del libro de Adrián?

Me gusta más el libro de Adrián, absolutamente real y todos los lugares fueron visitados y con mucho conocimiento de lo que quería conocer...

Y hasta aquí la primera parte de esta interesante charla, dejaremos a Chatwin pero en la próxima entrega no dejaremos la historia. Tengan presente que cuando Musters convivió entre Patagones (1870) su abuelo ya llevaba cinco años en Patagonia (por aquel entonces tenía ocho años) y buena parte de Patagonia todavía estaba por conocer (para los europeos claro está).

Dice Clery:

Por hoy dejo la charla me duele el dedo, dándole de mamar a un ternero con mamadera me mordió el dedo y desgarro mi dedo, como verás sigo con las tareas del campo estamos enfardando pasto y avena para guardar para el invierno, no solo yo como...las vacas también.
Hoy llego al Museo un señor de California, Chatwin segundo, libretita lapicera y muchas preguntas de origen Escocia. Hasta mañana y felices sueños, está cayendo una helada grande.
(Trevelin 20 - 21 de Marzo 2006)

Onelli en Trepando Los Andes cuenta su paso por lo que hoy es Trevelin define a la comunidad galesa textualmente en la página 47 del citado libro como “Gente feliz y envidiable”.

Muchas gracias Clery

6 comentarios:

daforum dijo...

A Clery la he visitado muchas veces y siempre es un placer escuchar con cuanta pasión cuenta las historias de su abuelo el baqueano. Ya tengo "El Molinero" debidamnte autografiado y dedicado pero me gustaria saber donde se consigue en Bs.As. puesto que quiero regalar algunos ejemplares. Saludos, Darío Granato.

Anónimo dijo...

Corrijo, el nombre del museo no es Cartref Traid, sino que es Cartref Taid. Abuelo en gales se escribe TAID.

El Guanaco Volador dijo...

Hola anónimo, muchas gracias por la corrección

Un saludo

Anónimo dijo...

Clery esuna alegria encontrate por medio de mis sobrinos que buscando lgo sobre la minas de Esquel surge tu nombre, lei tu historia de tu famlia y recorde cuando en el colegio nos contebas esas historia.
es unagran alegria soy Cristina POLverini

Anónimo dijo...

Estuve con Clery, y nos quedamos maravilladas, es mas queremos volver solo para charlar con ella, quiero comprar su libro, por favor digam,e donde se consigue gracias.

Christian dijo...

El primer molino harinero en Trevelin en realidad fue creado por Juan Davies (Alias Punta Norte) lo cual el molino se denomino "Molino Punta Norte" con un valor de $m/n200. J.Davies llego los primeros días del mes de febraro de 1891 junto a otros solteros en el grupo de Martin Underwood.