jueves, marzo 09, 2006


LUGARES PARA RECORDAR

Salamandras

Salamandras en Coyhaique, donde Patagonia pasó a ser para nosotros “otra cosa”



Piedra del Indio

La primera vez que visitamos Coyhaique hacía un día espléndido, llegamos sobre las once de la mañana y el trayecto de Balmaceda hasta Salamandras con los micros de los Valencia a toda pastilla fue un aperitivo que insinuó paisajes fabulosos. En la foto El Indio vigila el cauce del río Simpson



Cuando desembarcamos del micro y vi por primera vez Salamandras pensé ¡¡¡esto promete!!!

Salamandras es obra de Santi y Chus dos personas singulares y valientes y la parroquia que allá confluye es de lo más “formativo” que se puede encontrar.

Ver el Salamandras, saber que está construido por dos personas que “cortaron” con la vida de urbanitas y que fueron capaces de instalarse en lo que aquel día era para nosotros “un lugar remoto” nos causó gran admiración y respeto.


Rufa
Con el paso del tiempo Coyhaique se convirtió en lugar de obligada visita, y
con el mismo paso del tiempo han cambiado las circunstancias personales, los proyectos se han movido, por desgracia un amigo se apeó en el camino, aparecieron nuevas personas, una pequeña aventurera está por llegar... en fin...la VIDA.

En nuestros primeros kilómetros por Aysén (más información de estos lugares en este blog) íbamos a recorrer el Lago Gral. Carrera –Buenos Aires o Chelenco como prefieran.



Nos íbamos a instalar en Bahía Catalina y Chile Chico para luego volver con el Pilchero hasta Puerto Ibáñez y regresar a Salamandras.



Días más tarde, haciendo tiempo esperando la salida del Pilchero nos perdimos por los alrededores de Chile Chico.

Al final del Pilchero nada y tuvimos que hacer el viaje de vuelta por el mismo camino (10 horas de viaje) con el aliciente del atardecer y la incógnita de un pinchazo. Cambiamos la rueda casi de oído...era negra noche en La Austral...pregunté:

¿Santi tienes otra rueda?....NO respondió...

¿Y si volvemos a pinchar?... y Santi...calla, calla no lo digas...como si esto atrajera al Gualicho.

“Gajes del oficio”, si quieres huir de la turistada tienes que arriesgar un poco y en todo caso Patagonia es Patagonia.