jueves, marzo 09, 2006



Hemos convivido muchos días con lo bueno y malo que todos tenemos. Hemos vivido magníficas experiencias, volamos por el C.H.N. en avioneta, acabamos remando en la chata de Arratia para llegar a Tortel.




Con su “montura” hemos hecho muchos kilómetros (son miles no exagero) para visitar recónditos lugares de Patagonia.



En Deseado atacamos al Criadores hablando de Tehuelches, Colón y Don Pelayo mientras Javier nos miraba con compasión mientras apuraba un Fernet con coca.

Hemos caminado por sendas que no se pueden olvidar.



Recuerdo nuestra frustrada caminata al Leones, que compensamos con la aproximación a ese glaciar que se “comió” media montaña.



Imposible hacerse a la idea de la magnitud del derrumbe en pleno valle del Río Leon. Las piedras del centro medían unos diez metros de altura. Nos sirvieron de refugio del viento que corría por el valle proveniente del San Valentín.


San Valentín

Muchas cosas hacen de Salamandras...



Un Lugar para Recordar.