jueves, abril 13, 2006


PATAGONIA - CHILE CHICO

Decía Danka “Vengan a visitarnos, no se arrepentirán”

Ya lo creo que no...Imagínense estar en un lugar en el que en los jardines lucen conchas de tortuga fósiles

Y no sólo en jardines lucen lujos que podrían estar en cualquier museo del mundo, visiten sino a Loly y Elizabeth en la plaza de Chile Chico, allí tenían otra de más pequeña con la naturalidad del que tiene una foto del deportista famoso...y además en una vieja vitrina reunían gran variedad de otros fósiles realmente espectaculares.

Estuvimos charlando con ellos y no pude más que sugerirles de ordenar un poco sus tesoros, les dije: el día que los de la Lonely Planet se dejen caer por aquí seguro que mencionarán su local como visita interesante

Como ya les he contado, antes de llegar a Chile Chico si pasan por la Ruta Austral los bosques de lengas centenarias se suceden a diestra y siniestra.

La misma Ruta depara tramos espectaculares como este en el que la pista discurre sobre una compacta alfombra de cenizas volcánicas de más de medio metro de grosor, nuevo “regalo” del Hudson.

Les he hablado repetidamente de Puerto Tranquilo, donde a orillas de ese mar de agua dulce pueden tomar algo donde El Marino.

Y unos kilómetros más allá cruzarán este puente desde el que observarán como el descomunal Chelenko se escapa de su cuna de montañas para formar el Lago Bertrand que a su vez originará el Baker...Río de Ríos

Aún quedan algunos minutos hasta llegar al último rincón de ese lago, mar interior el Sheluen – koi.

Nuestro destino es Chile Chico, así pues pararemos a repostar en Puerto Guadal.

El San Valentín nos acompañara en la distancia

Y en Mallín Grande enlazaremos hacia el Paso de las Llaves, trayecto extraordinario.

“Llaves” que nos abrirán la puerta del Fachinal, de la Garganta del Diablo, de la laguna Verde o de Bahía Jara.

Y llegaremos por fin a Chile Chico, observaremos a lo lejos la avenida que nos lleva a Los Antiguos

Sigan el consejo de Danka, sean amables y recibirán el más exquisito trato de la gente del lugar. Se sienten orgullosos de su tierra y si la visitan con admiración y respeto no lo duden sus gentes se lo recompensarán con creces, se llevarán además de fotos de hermosos paisajes el recuerdo de personas entrañables.

Ya les dije hace tiempo, en Chile Chico paseen, probablemente si se acercan al muelle de los juegos de infancia de Danka y sus amigos verán la Chelenko amarrada en el muelle.
Antes de partir será obligado saludar a su madrina, a Danka Ivanoff Wellmann y esperemos que esta vez sí, ya sea la Chelenko o el Pilchero nos permita la navegación hacia Puerto Ibáñez que promete maravillas.

O nos iremos hacia el Sur para admirar el imponente San Lorenzo

Más que nos quedó pendiente pero... con toda seguridad volveremos, esto será pronto, muy pronto