jueves, enero 26, 2006


BAHÍA LAURA

Bahía Laura y la Estancia El Amanecer lugar mágico donde los haya.

Les decía que andar por los ripios que conducen ahí es como navegar en un mar de tierra, la vista se pierde, cruzas El Deseado, subes a una meseta y otra más...luego bajas y sorprendes a un enorme grupo de cauquenes en una lagunita inesperada. Recuerdo haber pasado por la estancia 9 de Julio...¡¡¡92.000 hectáreas de campo!!!
El Amanecer no es una Estancia de lujo, aunque es un lujo estar ahí. Conserva toda la autenticidad que rememora épocas pasadas...el lujo radica en el lugar en el que está ubicada y en los secretos que atesora.

Les hablaba antes de la emoción del “desván” en la infancia, bien, Luli nos subió a su desván y volvimos a sentir esa emoción del descubrimiento de tesoros de fantasía.
La noche anterior cuando se paró el generador y el silencio se apoderó del lugar salimos a contemplar el firmamento...no había luna...no había nubes y solo una luz...la de las estrellas del Sur

En silencio vi amanecer en La Amanecer, mientras las siluetas oscuras iban cobrando volumen.

Conocí un poco de los secretos que ese lugar esconde, y más tarde volvimos a pasearnos respetuosamente entre pingüinos...