domingo, enero 29, 2006



PENÍNSULA VALDÉS

Dice Vicky Roundtree en Península:

“Intento pasar por el mundo sin hacer mucho ruido, sin levantar mucho polvo”.

Cuando uno vuelve de ver las ballenas francas de Península, vuelve a la realidad cargado de humildad y respeto por el maravilloso mundo en el que vivimos.

Esos momentos pasados entre ballenas hacen realidad las fantasías del PASADO, reconfortan el PRESENTE y alimentan las ilusiones para el FUTURO.

Pero bien saben que Península no son solo ballenas... el conjunto hace de ella algo difícil de resumir.

Puedes contemplar la vida cotidiana de los elefantes marinos, las acrobacias de los lobos con las olas, la silueta de las aletas de las orcas patrullando cerca de Punta Delgada.

En tierra oír el relincho de un guanaco, caminar para encontrarte con algún zorro, observar piches, maras, martinetas y algún que otro ñandú.

Por el aire el vuelo de los petreles y de tantas aves marinas, el vuelo de los hotes. Y aunque no vuelan por al aire que sí por el agua, los privilegiados pingüinos de Caleta Valdés...que viven sin las estrecheces de otras colonias

Hay más, sus paisajes...la planicie...las salinas...los médanos, los fósiles. Sus costas...las restingas, playas y acantilados...el mar...las mareas...la luz, los cielos de noche...los amaneceres...los atardeceres...el viento.

Y aun nos queda Pirámides, sus gentes y sus vicisitudes, si me apuran hasta los perros viven diferente.

Ya les dije que se me hace difícil hablar de Península, por el exceso...

Por cuatro veces hemos hecho más de 20.000 Km. en ir y volver para conocer un poco más esa maravilla y sé que volveré a Península, a ser posible sin hacer mucho ruido...lo de no levantar polvo ya es otro cantar.

Les iré contando de ballenas y sobre diversos lugares de Península, de sus paisajes y fauna incluidos los humanos.