martes, enero 17, 2006


Caleta Tortel

Tortel olía a ciprés, se notaba ya al pasar por una especie de portal para iniciar las pasarelas. Entre efluvios de ciprés húmedo que el tibio sol había calentado… bafos en un rincón perdido, un ritual…

Este fue uno de los pocos momentos que vimos algo de cielo azul, en cuatro días la lluvia y la humedad fueron lo común impidiéndonos llegar al Steffen, tiñendo de verde - clorofila la bahía, así como el agua para el consumo, ambientando nuestra visita a la Isla de Los Muertos como insinuando las condiciones de vida en las que esas personas tuvieron tan trágico final


¿Qué hacíamos en Tortel?

Se da la circunstancia de que en Tortel se puede visitar el glaciar mas al Sur de Campo de Hielo Norte (Steffen) y a su vez el Jorge Montt el más al Norte del Campo de Hielo Sur…lo que a unos les parecerá un trabalenguas a nosotros nos atraía desde hacía tiempo.

Por otra parte había leído el libro de Danka Ivanoff Caleta Tortel y Su Isla de los Muertos lo que añadía un poco de interés histórico a la visita…y además las navegaciones las íbamos a hacer en la chata de Jorge Arratia, o sea nada que ver con lo de Laguna San Rafael…
Para postre se dio la circunstancia de que ese fin de semana se celebraba el teletón de Don Francisco, famoso presentador chileno, con lo que hubo de todo desde partidos de fútbol y baloncesto que la lluvia obligó a celebrar en el Centro Social…evidentemente de madera con lo que los balonazos y las carreras se oían como un trueno por todo el pueblo…hasta baile con acordeón y guitarra…luego les cuento.

Tortel Día 2

Son poco más de las tres de la tarde, estamos totalmente empapados…Arratia insistió en salir pero estaba claro que al Steffen no llegábamos. La chata había aguantado la desembocadura del Baker y Jorge sabe lo que se hace pero…estábamos a unos ocho grados, viento y lluvia.
Cabía la alternativa de meterse en la diminuta cabina a riesgo de empezar a ver enanitos por el humo del motor, además dentro no se veía más que agua a proa, y en las ventanas laterales las olas llegaban a medio vidrio así que mejor estar fuera que al menos anticipas la jugada…
En pleno Canal Baker al encarar el Seno Stephen el viento venía de todas partes y se apreciaba una espesa cortina de agua dentro del Seno. Ese era el panorama, hablamos con José Vargas que nos acompañaba (de apellido histórico y propietario de un campo cerca del Steffen): ¿Cómo estará el camino para andar luego al Glaciar?...Mal contestó…
Estaba claro que no era el día así que Arratia nos dirigió al Bajo Pisagua, a… la Isla de los Muertos en pleno delta del Baker, con lo que además de historia pudimos cerrar el recorrido del Baker desde su inicio (allá en Puerto Bertrand) hasta su desembocadura.