sábado, febrero 04, 2006


Chucao



La Perico

Pato Silva, el dueño, estaba esos días por allá y salimos en su chata “la Perico” para contemplar el Queulat desde La Isla Mona.



Vista del ventisquero desde la Isla Mona

Días antes navegábamos por el Atlántico en Península Valdés, ahora estábamos contemplando un glaciar, mientras en el trayecto un par de toninas, un pingüino haciendo la toilette y algunos lobos curiosos te recordaban que esas tranquilas aguas no eran las de un lago, sino un fiordo del Pacífico.

Desde La Isla Mona se veía llegar una cortina gris, optamos por volver pero nos agarró un chaparrón de agua y nieve granulada que nos dejó empapados y tiritando...