sábado, febrero 04, 2006


Helechos




Cabañas Queulat
Nos esperaban una cálida cabaña y una ducha de agua proveniente de glaciares (convenientemente pasada por un termo eléctrico) que revitalizó nuestros ateridos músculos.

Cabañas Queulat y tranquilidad van parejas, a quien quiera pasear por La Austral Norte le recomiendo absolutamente esta parada.



Nalcas

Las mayores que hemos visto, estas tenían casi ¡¡¡dos metros de altura!!!
Juanito, pescador de profesión trabaja para Pato de encargado en las cabañas, ese día había pescado un congrio que fue el pescado mejor cocinado que hemos comido en Patagonia.
Pato nos estuvo contando proyectos que nos hacían caer la baba, iba a fletar un motovelero para subir en diferentes etapas desde Ushuaia a Puerto Montt...uufff.

Al día siguiente, el sol tímidamente empezaba a abrirse paso entre las nubes mientras contemplábamos las enormes nalcas...nuestra ruta iba a continuar hacia otro de nuestros hitos particulares La Cuesta Queulat.



El Murallón
Hace años el Profesor me envió una foto de La Cuesta, y ese día “estábamos dentro de la foto”, como Alicia (no la mujer de Carlos sino la de Carroll).

El trayecto discurre por la selva nativa, ofrece excelentes vistas del Murallón de Glaciares. En el camino, el Salto Padre García donde se observan helechos y líquenes enormes...José García era un jesuita que allá por el 1766 exploró esa zona en busca de La Ciudad de los Césares.

Más adelante se corona el Portezuelo Queulat a unos 500 metros de altitud y se inicia el descenso.