miércoles, febrero 01, 2006


Ultimando detalles

Una de las grandes experiencias vividas en Península fue navegar... “sin hacer ruido”...en este caso para visitar una colonia de lobos cerca de Fuerte San José...donde se empezó a escribir la historia de los venidos a Chubut (Chupat en aquella época) desde el “Viejo Mundo”.

El año anterior habíamos perseguido a Sofía para tratar de hacer algo en kayak pero no fue posible.
En nuestra siguiente visita a Pirámides volvimos a contactar con Sofía, andaba preparándose para un raid y seguramente decidió tener un día de entreno más light. Ese día, por fin íbamos a hacer realidad lo que tantas veces habíamos deseado.

La marea estaba empezando a bajar, si observan el nivel del mar en esta foto, podrán comprobar más adelante (en la última foto) lo mucho que se había retirado.
Enfundados en neopreno y tratando de no perder la cámara, salimos en dirección a los acantilados al fondo de esa playa enorme.




Comité de bienvenida

El día era magnífico, y Sofía comentó que el viento en esa zona no nos iba a molestar. Tras disfrutar del paseo, al llegar a la colonia de lobos pronto los tuvimos curioseando a nuestro alrededor.

En la playa se observaban perfectamente agrupados los diferentes harenes con el macho de rigor marcando territorio.

En el rato que estuvimos allá varias veces presenciamos los encontronazos entre los machos dominantes y los aspirantes...son realmente agresivos...menos mal que es entre ellos.