viernes, febrero 03, 2006



En una de las visitas paseamos con Roxana para observar los harenes de elefantes que quedan al norte del faro.


¿Quién anda ahí?

Crecen rápido, pronto van a tener que ser autónomos.




La cosa acabó con un par de achuchones y un mordisco...pero sus “voces” retumbaban por toda la playa.